T-Rex

Tipo: Table Service
Cocina: Americana
Precio: Medio
Servicios: Comida y Cena
Reservas: Sí
Dinning Plan: Sí
Situación: Market Place – Disney Springs

Cuando vas paseando por Disney Springs te atrapa un olor a barbacoa que no puedes evitar que tus tripas se pongan a rugir como un tyrannosaurus rex. Quizás es por eso por lo que pusieron este acertado nombre al restaurante.

Si sigues a tu olfato, te llevará a una puerta con un Jeep que te promete un viaje por el mesozoico, pero no es tan fácil como parece: si te aventuras a la chica del mostrador, ‘hostess’ en inglés, te preguntará si tienes reserva. Y si no la tienes, te quedarás sin descubrir si el olor que te atrapó es acorde a los sabores. Por eso, si te animas a probar este restaurante, ¡reserva cuanto antes! A través de My Disney Experience puedes realizar tu reserva con 180 días de antelación.

Entremos en materia. T-Rex es un restaurante temático que te transportará a la era de los dinosaurios gracias a sus tres áreas muy diferenciadas: la Edad de Hielo, Insectos Prehistóricos y Bajo el Mar, un enorme acuario con especies que llevan habitando La Tierra millones de años. Como no podría ser de otra manera, la decoración es espectacular, con efectos visuales y sonoros y audio-animatronics que de vez en cuando se ponen a funcionar. Incluso, por momentos, parece que un meteorito va a destruir el local. Los niños disfrutarán como nunca en este viaje al pasado.

Y los mayores también lo disfrutamos con el paladar, eso sí, prepárate para que tus niveles de colesterol lleguen al máximo. La cocina es americana a tope, con hamburguesas, pastas a la americana (olvídate de un plato fresco de tintes italianos) y por supuesto su especialidad: las costillas a la barbacoa. Ya os podéis imaginar cómo se llaman los platos, con nombres así de la época tipo T-Rexadillas de pollo, ensalda Caesar-saurus, Bronto Burger y su especialidad, las Mega Mes-O-Bones, costillas de cerdo a la barbacoa.

Está claro que los niños se van a volver locos, pero vosotros los adultos también. ¡No os perdáis los cócteles! Porque ya se sabe, la comida cuando estás un poco chipilla sabe mucho mejor. Os recomiendo el Coronarita, un cóctel a base de tequila y cítricos coronado por una Coronita, valga la redundancia.

Aunque pueda parecer una cosa como muy Disney y muy única, en realidad el T-Rex es uno más de toda una cadena de restaurantes esparcidos por los Estados Unidos de América. El primero fue el de Kansas City, que abrió sus puertas en 1980. La marca pertenece al gigante de la restauración americana Landry’s, propietario también de marcas como  Rainforest Café (con dos establecimientos en Disney World), Joe’s Crab Shack y el Golden Nugget Hotel & Casino en Las Vegas. 

Si la experiencia te ha encantado, no te olvides de pasar por su tienda. Sí, claro, como buen restaurante temático tiene una tienda especializada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *